Lunares bonitos de famosas

por • 16/09/2015 • Belleza, Cuidados de la piel, Desehadas, Lifestyle, Patología, Tendencias, TratamientosComentarios (2)4940

@Desehadas Todas ansiábamos su bello lunar, estratégicamente colocado. La delicadeza de su rostro se potenciaba de erotismo con una simple mancha. Cindy Crawford caminó al estrellato gracias a él. Muy pocas son las afortunadas que pueden contar con uno en su rostro.

Existen dos tipos de lunares: lunares congénitos y lunares adquiridos. La mayoría de los bebes nacen sin lunares. Uno entre cien, nacen con un lunar, es decir con un nevus congénito (lunares congénitos). Se suelen formar en el bebé mientras está en la matriz, antes del tercer mes del embarazo y  tienen mayor probabilidad de convertirse en melanomas en el futuro.

En cambio, los lunares adquiridos, aparecen con el tiempo. Al llegar a los 20 años, la mayoría de las personas tienen entre 20 y 40 lunares visibles.

¡Scarlett Johansson, Natalie Portman, Blake Lively y nuestra Elsa Pataky tienen uno!

lunares bonitos

lunares bonitos

Si tú también posees uno en el rostro como ellas, nos encantaría verlo. Comparte con nosotras tu lunar, sube tú foto con el hashtag, #belloLunar, y cuéntanos si eres una de esas afortunadas.

Besos mis chicas

 

 

Pin It

Posts relacionados

2 Responses to Lunares bonitos de famosas

  1. LUNARES

    “¡Ay, que bonitas manchitas, si no me amas me marchitas!”

    Son míos los lindos lunares,
    por cierto crepusculares,
    negros, color obsidiana,
    de una primorosa dama.

    Todos éllos son redondos,
    de sentimientos muy hondos,
    son pintitas, cual joyel,
    pintaditas con pincel.

    Como oscuro moscatel,
    que le adornan bien la piel,
    andan cerca de sus labios,
    me dan ganas de besarlos.

    Coquetos en la mejilla,
    situados en la barbilla,
    son reflejos de la luna,
    en mujer como ninguna.

    Aquel pegado a los ojos,
    es dueño de mis antojos,
    el de arriba de la ceja
    el corazón lo festeja.

    Son de un influjo benigno,
    signos de su rostro digno,
    el misterio los envuelve,
    ni la magia los disuelve.

    Sus embrujos son tan castos,
    ¡lindo enigma de esos astros!,
    yo, quisiera interpretar,
    fantasear, poder soñar.

    Profetizar, por su forma,
    la señal que los conforma,
    ver en éllos el futuro
    para hacerles un conjuro.

    Augurar feliz destino,
    que un hechizo sea su sino,
    adivinar buena suerte,
    ojala que mi alma acierte.

    Y, si es en vano el intento,
    no hay encono, me contento,
    lunares son . . . esas pecas
    que, si las tienes, no pecas.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 11 de enero del 2013.
    Reg. SEP Indautor No. 03-2012-030612580800-14.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *