La toxina botulínica, líder indiscutible

por • 11/02/2015 • Belleza, Cuidados de la piel, Desehadas, TratamientosComentarios (0)3013

Es de las intervenciones cosméticas, la líder indiscutible, 6 millones de procedimientos en 2013 y un incremento del 16 % en relación al año anterior. Su uso crece a marchas forzadas y mucho tiene que ver el estrabismo, las migrañas, el acné, la hiperhidrosis y la tensión mandibular. Neurólogos, urólogos, dermatólogos y médicos rehabilitadores se rinden ante sus miles de beneficios. ¡Hoy nos centramos en 4 ejemplos!

Ejemplo 1: Hiperhidrosis

Cuando los antitranspirantes de uso tópico fallan entra en juego la toxina botulínica de tipo A. Se trata de un procedimiento sencillo, se inyecta en la piel en pequeñas dosis y actúa bloqueando las señales nerviosas que regulan las glándulas sudoríparas. ¡Los efectos pueden durar hasta 3 meses!

Ejemplo 2: Vejiga hiperactiva

Se realiza de forma ambulatoria, consiste en entrar dentro de la vejiga con una cámara realizando 20-30 punciones por diferentes puntos de la pared de la vejiga con el objetivo de relajarla, ya que se está contrayendo en exceso y de forma involuntaria. Tras la primera inyección los pacientes no sufren pérdidas  y casi la mitad de ellos reduce su incontinencia en un 75%.

Ejemplo 3: Migrañas

Los incontrolables dolores de cabeza llegan a la moderación con la toxina. Se inyecta en 31 puntos a razón de cinco unidades por punto de inyección en sesiones cada 3 meses. Empieza a funcionar a partir de los 15 días, reduciendo la frecuencia e intensidad del dolor por lo menos a la mitad.

Ejemplo 4: Depresión

La expresiones faciales influyen en nuestras emociones. Eric Finzi y Norman Rosenthal realizaron unos estudios con 74 personas que sufrían depresión moderada- severa. A unos le suministraron toxina botulínica y a otros suero fisiológico en los músculos corrugador y procerus (entrecejo). ¿Los resultados? Fueron publicados en el Journal of Psychiatric Research, mostraron que los síntomas de la depresión descendieron a las 6 semanas un 47 % en el grupo tratado con toxina botulínica frente al 21 por ciento del grupo tratado con suero. ¡Fuera tristeza, la vida es demasiado bonita como para no vivirla!

Estos son 4 ejemplo indiscutibles de que la toxina botulínica reina en la medicina actual. ¡Otro día más!

Besos mis chicas.

Pin It

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *