¡No más dolor! Pliaglis te cuida

por • 29/08/2014 • Belleza, Cuidados de la piel, Desehadas, Healthy, TratamientosComentarios (0)3390

pliaglis

¡Qué venga! ¡Qué venga! ¡Qué me lleve! Esas éramos nosotras, intrépidas, valientes, aventureras, nada nos frenaba. ¿Y ahora qué nos frena? ¿La molestia? ¿El dolor?

El número de tratamientos estéticos no quirúrgicos,  como infiltraciones de relleno se incrementa cada año y el dolor o molestia sigue constituyendo un obstáculo importante. ¡Atención!

 

Estudios revelan que:

  • El 74% de los pacientes está algo o bastante preocupado por el dolor durante el tratamiento (yo soy de estas, lo tengo que confesar).
  • Más de un tercio de los pacientes se niega a realizarse más tratamientos como consecuencia del dolor experimentado (un poco exagerados).

 

Por ello hoy voy a hablar de mi querido Pliaglis, ¿sabes que efecto produce en tu tez? una dulce nana. Se trata de un desconocido que muchas quisieran conocer. ¿Una pomada mágica? no, pero si una pomada de anestesia local para los diferentes arreglitos estéticos, como pueden ser la toxina botulínica o el ácido hialurónico.

Pero, ¿qué es exactamente el dolor? ¿Qué es lo que sentimos? ¿Por qué nuestra cara cambia de expresión y se nos olvida nuestro nombre y el abecedario?

Cada uno siente el dolor de una forma, yo soy de las que ve chiribitas, soy de las que sufre de más, de regalado, de free, aunque realmente en la mayoría de las ocasiones no es para tanto, ni muchísimo menos.

pliaglis

El dolor puede describirse como una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada a daños reales o potenciales en el tejido. La detección de una lesión en el tejido activa los receptores del dolor en la piel. Los receptores del dolor transmiten señales al cerebro a través de la médula espinal y el cerebro coordina la respuesta física del cuerpo al dolor. Para resumirse todo en un “¡ay!”.

Pliaglis nace para evitar el “¡ay!” “¡ay señor!” “¡nunca más lo volveré a hacer!”. Su fórmula mezcla lidocaína (7%) con tetracaína (7%), lo que la convierte en una crema de inicio de acción rápido y duradero. ¡Visto y no visto! Sólo te tienes que relajar y confiar en tu médico.

 

¿Para qué tratamientos es válido?

 

  1. Inyecciones de relleno
  2. Láser de colorante pulsado
  3. Remodelación facial con láser no ablativo
  4. Ablación de venas de las piernas con láser
  5. Eliminación de tatuajes con láser
  6. Acceso vascular
  7. Depilación láser

 

Claramente 7 razones para amar esta pomada y me aventuro a añadir dos más!

1-    Disminuye el dolor posterior al tratamiento (9 benditas horas).

2-    Elimina la necesidad de inyectar la temida anestesia.

 

¿Y el modo de aplicación?

Nuestra piel tiene que estar intacta, se aplica un espesor de aproximadamente 1 mm, lo que equivale aproximadamente a 1,3 g de crema por cada 10 cm2, no debe sobrepasar los 400 cm2 (ya me lo sé de memoria).

También está su prima, EMLA Crema, la cual he probado y no resulta muy  cómoda dado que su tiempo de aplicación es largo, tedioso, y requiere oclusión.

En cuanto al precio, creo recordar que oscilaba entre 33,55 € / 15 gr y 58, 50 € / 30 gr. Realmente no me hagáis mucho caso del pliaglis 2precio, que en estos casos soy un poco como Dory, la amiga de Nemo.  

No se trata de una moda, que va y viene, ya que muchos estudios avalan su eficacia. Pliaglis se merece un pódium porque marca la pauta, y por ello hoy, este post tiene su nombre.

 

 

Besos mis chicas.

PD: quita el “¡ay!” de tu vida, extiende la pomada y duérmete niña, duérmete ya…

 

Pin It

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *