vogue

Plántale cara al Sol

por • 16/06/2015 • Cuidados de la piel, DesehadasComentarios (0)3141

@Desehadas El exceso de sol en nuestra piel está directamente relacionado con las manchas solares y otros problemas dermatológicos más serios. ¿Cuándo debemos preocuparnos? Te ayudamos a reconocer las manchas más comunes y los signos de alerta más importantes.

Las pecas, son habituales de las personas de piel clara y pelo cobrizo o claro. Están presentes en nuestra piel durante todo el año pero se intensifican en verano. No deben de preocuparte si una vez pasada la época de exposición solar, se atenúan de nuevo.

El melasma, se caracteriza por la aparición de manchas oscuras y simétricas sobre el rostro. Las zonas más comunes en las que aparecen son las mejillas, la frente, el mentón y la odiada zona superior del labio. En ocasiones aparecer por factores hormonales, pero otras veces se deben a reacciones de los rayos ultravioleta a ciertos fármacos. Son muy habituales durante la exposición solar durante el embarazo.

El lentigo es denominado comúnmente como “mancha del envejecimiento”. Al principio tienen un color beige que tiende a oscurecerse con los años y están causados por la exposición solar.

Estos tres tipos de manchas son las más comunes provocadas por el sol, pero nuestra piel también cuenta con otros intrusos, los lunares. Están programados genéticamente y aparecen en nuestra piel en momentos diferentes de nuestra vida, pero la mayor parte de los lunares adquiridos aparecen durante los primeros 20 años de vida.

En su mayoría los lunares son benignos y no suponen un problema, pero hay algunos que tienen predisposición a malignizarse. Para reconocer estos lunares es importante explorarse de forma periódica (recomendablemente antes de exponerse al sol en verano y después de las vacaciones). ¿Cómo hacerlo correctamente? Toma nota:

 

buscar lunares

 

Ya sabemos cómo buscarlos pero ¿Cuándo hay que preocuparse? En general, cuando una mancha o lunar cambie bruscamente de forma, color, tamaño, crezca, sangre, o pique, debe alertarnos y hacernos consultar con un dermatólogo inmediatamente Estos pueden ser síntomas y signos iniciales de un melanoma o cáncer de piel.

Después de saber todo esto seguro que no olvidarás tu crema solar con SPF50 este verano.

 

No lo olvidéis, presumidas pero con cabeza.

presumidas

Pin It

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *