Primeras canas, “HOLA”.

por • 05/09/2014 • Belleza, Desehadas, Lifestyle, TratamientosComentarios (0)1299

Muchos años han pasado pero lo recuerdo como si fuera ayer… ella, la primera cana. Era como una aguja que no me dejaba pensar. Parecía que estaba reprimida porque salió con muchas ganas, intrépida ella, sabía que tenía que aparecer en pleno día de lluvia, en el que mi bipolaridad fundía los plomos, hasta me bajaron las defensas… Tenía muy claro su objetivo, era la primogénita y tenía marcar territorio ¿cómo? saliendo de punta, mirando al mismísimo señor. ¿Quién peinaba eso? no había forma de calmarla. Ante la adversidad tenía tres opciones:

  1. Telefonear a mi madre.
  1. Lanzarme a la calle y ahogar las penas en alcohol. Quizás no era la opción más acertada porque al final las penas flotarían.
  1. Decapitarlas.

¡Premio a la opción tres!

 

Qué NO hacer…

 Arrancarlas

DE CUAJO. ERROR. Tan mítico y más si estás en plena euforia del momento “descubrimiento”.  Si las  arrancas,  dañarás el folículo piloso y eso es malo, muy MALO.  Y lo de que si te arrancas una, se multiplican por 7,  eso es un embuste, falacia, trola, una bola muy grande casi a la altura de la del ratoncito Pérez.

Teñirse en casa

No te la juegues, que luego nos queda el pelo a ronchas. Controla tus manos en el stand de droguería de Mercadona. Con canas de por medio, ir a la peluquería es algo de lo que no se puede prescindir.

Hay que utilizar un tinte de coloración directa (mortal), a poder ser de color oscuro, que cubre mejor. Si la persona prefiere el pelo claro es necesario introducir, además del tinte, algunas mechas que disimulen que las canas no están totalmente cubiertas.

 Los nervios…

Hay una cosa que se llama “melanocitos” (quedaros con este nombre para los restos de los restos), bueno, son las células que se encargan de dar tonalidad al pelo, envejecen al igual que el resto de células del cuerpo y dejan de producir melanina. La ANSIEDAD podría acelerar este maravilloso proceso y desencadenar la aparición prematura de algunas canas… fíjate tú qué bien. No nos hagamos mala sangre,  no nos alteremos con el mundo, total la estupidez de algunos, no se cura con ibuprofenos, es eterna.

Pensar que con determinados productos las podemos parar

Realmente creo que es más probable que te toque la lotería.Tratamientos como complejos vitamínicos o champús fortificante no están de más, pero debes saber que en realidad solo ayudan a mejorar el aspecto del pelo pero nunca retrasarán los síntomas del envejecimiento capilar. Son irreversibles cielo, never change, como los capullos.

¿Significa que estamos firmando nuestro final?

A las canas hay que decirles “HOLA” y luego “ADIÓS”. Dicen que nada es para siempre, pues con las canas igual, vamos que para eso nació Llongueras.

¡Besos mis chicas!

Pin It

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *