Reduce las arrugas del cuello

por • 16/10/2014 • Belleza, Cuidados de la piel, Desehadas, TratamientosComentarios (0)1727

¿Qué ha sucedido? ¿Por qué nunca le preste tanta atención como a las patas de gallo? Sabía que estaba ahí, siempre lo supe, pero por lo visto no supe cuidarlo, me olvidé de el…

Señal de elegancia, señal de feminidad, así podríamos definir al cuello y el perfume bien lo sabe. Nuestro cuello delata la edad que tenemos, ya sea para sumar o restar, y muy pocas somos consciente de ello. Todo sucede después de los 40 años, con la llegada de la pre menopausia, los cambios hormonales y la pérdida injusta de estrógenos. 

Son muchos los tratamientos que pueden mejorar el aspecto de nuestro cuello. Por ejemplo con la flacidez la alternativa sin cirugía es la llamada radiofrecuencia, una técnica que calienta las capas más profundas de la dermis e hipodermis, produciendo una destrucción del colágeno para que, meses después, se forme un colágeno nuevo más activo. La técnica no requiere anestesia y la reincorporación del paciente a su vida habitual es inmediata.

Y de ahí nos vamos a hablar de “platisma”, el músculo más superficial del cuello, el cual se va engrosando y forma unas bandas (cuerdas de violín) que dan un aspecto envejecido a la zona. Estas bandas pueden tratarse de forma muy eficaz con toxina botulínica. La toxina botulínica relaja estas contracciones musculares obteniendo un cuello más liso.

Tanto el cuello como en el escote pueden tratarse con microinyecciones de ácido hialurónico. Este tratamiento mejora la calidad de la piel produciendo una especie de “hidratación eterna”. El efecto inflamatorio de los pinchazos, unido al efecto relleno del ácido hialurónico y a su tendencia a captar agua, hace que el aspecto de la piel rejuvenezca después de dos o tres sesiones!

¡Despedimos el post con un pequeño esquema de tratamientos!

Flacidez del cuello –> Radiofrecuencia

Bandas o cuerdas del cuello –> toxina botulínica

Arrugas horizontales del cuello –> acido hialurónico

 

Todo tiene solución, aún podemos cuidarlo y mimarlo como siempre se mereció…

¡Besos mis chicas!

Pin It

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *